Cuando la UE incumple las normas en su territorio: la minoría rusa en Letonia

                           

Con gran parte del interés político puesto en Ucrania cuesta llevar la atención a otros escenarios europeos en los que se mantienen situaciones complicadas de asimilar. Cerca de las fronteras ucranianas persiste una agresión a los derechos humanos en la que una parte de la población no tiene reconocidos algunos de los más básicos derechos humanos tales como votar o el acceso a ciertos puestos de la Administración. Es por eso que toca hablar de la situación de los llamados no ciudadanos en Letonia, un grupo de personas que representan casi un tercio de su población. Más adelante se detalla cómo dentro de las fronteras de la Unión Europea se están vulnerando los propios criterios que permiten formar parte de ella.

Con el final de la URSS los países van recuperando una independencia que trae un debate: ¿qué hacer con una población que inmigró al país durante la época soviética y que en algunos casos lleva viviendo en él más de cincuenta años? Atendiendo a lo que hizo cada una de las tres repúblicas bálticas se presenta una repuesta por cada país. En un extremo la solución más sencilla, la que aplicó Lituania: papeles para todos, sabiéndose en una ventajosa situación al ser el que con menos población de ascendencia rusa contaba: tan sólo un 8% del total de la población, dato que permitió una asimilación sin conflicto. Estonia, por su parte, si bien comenzó con leyes que no reconocían ningún derecho político a este colectivo sí ha llevado a cabo medidas para agilizar su naturalización y ya pueden votar en las elecciones municipales, aunque no en las generales. Mantienen pruebas de acceso a la nacionalidad que van a buen ritmo, además los nacidos después de 1992 pueden acceder a la nacionalidad estonia sin condiciones.

Superar el duro proceso de naturalización

Letonia supone el caso más inflexible y severo. El 22 de julio de 1994 la Saeima, parlamento unicameral letón, aprobó la Ley de Ciudadanía que marcaría el futuro de casi el 33 % de la población en ese momento. La ley decreta los siguientes puntos para obtener la nacionalidad:

  • Personas que poseían la ciudadanía letona antes del año 1940 y sus descendientes.
  • Haber residido permanentemente en Letonia al menos cinco años contado a partir del 4 de mayo de 1990.
  • Tener fuente legal de ingresos.
  • Conocer el letón, la historia del país, los principios básicos de la Constitución de la República (Satversme), prestar juramento a la nación y el himno nacional. Estos conocimientos se examinarán por escrito y oralmente, aunque los mayores de 65 años solo deberán pasar el examen oral.

Luego viene una serie de exclusiones para obtener la nacionalidad, pero que entran dentro de la normalidad entendiendo la historia reciente del país: no haber sido empleado de la KGB u otro servicio de seguridad soviético, no tener antecedentes penales en Letonia, no ser funcionario de otro Estado europeo, no haber estado en contra de la independencia del país y otras más difíciles de comprobar, tales como que desde el año 1940 no haya propagado ideas fascistas, comunistas, ideas totalitarias o incitado al odio racial.

Desprotección para la minoría

Descrita la estructura que se creó desde la independencia, queda saber a qué no tienen derecho los no ciudadanos. Primero los puestos a los que no pueden acceder, divididos entre el sector público y privado. No podrán desempeñar las siguientes funciones como trabajadores públicos: jueces, diplomáticos, agentes de policía, bomberos o fiscales. Además, existen uno puestos en el sector privado solo aptos para letones: abogados, notarios, agentes judiciales o auditores en instituciones públicas.

Más grave aún supone el hecho de no poder votar en las elecciones parlamentarias, locales o europeas. Esta privación viene acompañada por la imposibilidad de contar con partidos políticos que representen sus intereses por lo que su destino depende de los representantes letones, muy conformes con la actual situación.

Los no ciudadanos son reconocidos por disponer de un pasaporte gris, y esto no viene a ser una metáfora de su estatus social sino el color de sus documentos. Dicho lo cual, conviene destacar que una de las acusaciones por parte de las autoridades letonas para justificar esta situación es lo conveniencia que parte de los no ciudadanos encuentran en mantenerse ajenas a la ciudadanía letona y poder así conservar el pasaporte ruso, el cual les permite moverse por el país con total libertad.

¿Dónde queda la Europa integradora en esta situación?

Por lo tanto, retomando los criterios que se marcaron en el Consejo Europeo que tuvo lugar en Copenhague en 1993 se comprueba que el deseo de incorporar cuántos más países a la Unión Europea no siempre garantiza que se cumplen las normas. O al menos, y este caso sirve como ejemplo, no en lo relativo a lo político-social. La violación de derechos fundamentales de la población étnicamente rusa que habita en Letonia supone un golpe directo a la línea de flotación de la Unión Europea, la cual, entre los criterios de acceso, dispone que “para adherirse a la UE, un nuevo Estado miembro debe cumplir tres criterios: el criterio político: la existencia de instituciones estables que garanticen la democracia, el Estado de derecho, el respeto de los derechos humanos y el respeto y protección de las minorías […]”. En Letonia el primer criterio no se materializó. No se deben olvidar estos hechos de cara a una posible ampliación de países miembros hacia el Este.

Imagen de un no ciudadano nacido en Riga (via Flickr).

Artículo publicado en Eurasianet el 11 de marzo de 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s